Compartir

River no fue brillante, pero sí muy efectivo en Bogotá, y a través de un muy lindo gol de Lucas Pratto, se puso 1 a 0, mantuvo la ventaja y se clasificó a los Octavos de Final de la Copa.

Marcelo Gallardo sorprendió a todos en Colombia, con su planteo inicial, 5-4-1 para el arranque del partido, con los laterales sumados continuamente en el campo rival, el conjunto “millonario” logró jugar la mayor parte del tiempo inicial en el campo del local, Quintero manejaba la pelota, y junto a Martínez y Pratto se las ingeniaban para complicar a la defensa de Independiente. Con un sistema bien sólido en defensa desde Maidana, de gran partido, y con un Ponzio en la mitad de terreno recuperando todo lo que le pasaba cerca y lo que no también; llegó el gol de la ventaja, la recuperación allí, salida rápida con Juan Fernando Quintero, la apertura para Pratto, y este de derecha luego de acomodar el balón, lo colocó junto al palo izquierdo del arquero. Desde allí el equipo local con la necesidad de ir en busca del empate, se reacomodó en la cancha y antes de que finalice la primera parte, hizo revolcar a Armani un par de veces, salvando la caída de su valla.

En el complemento nada de River se iba a parecer al inicio, Quintero ya no se hacía de la pelota para la salida, Martínez no era descarga en mitad de cancha, y Pratto en consecuencia, quedaba muy aislado, por ende el conjunto de Gallardo, jugaba cada vez más cerca de su arco, aguantando los embates del local, desde la figura de Leonardo Ponzio, y la defensa. De tal forma Independiente llegó varias veces hasta la finalización del encuentro, pero Martínez Quarta en dos oportunidades y Armani en otra, salvaron lo que hubiese sido el empate del conjunto local. Así llegaron los 90 minutos y el 1 a 0, victoria del “millonario” que le dio la clasificación a octavos de final y la posibilidad en la próxima fecha contra Flamengo, en caso de sólo empatar, quedarse con el primer puesto del Grupo 4.

Periodista deportivo, recibido en 2006, me encanta el fútbol y la pasión con la que lo vivimos los argentinos. Amo la escritura, y los libros de cuentos.