Compartir

No jugó bien, para nada, luchó mucho más de lo que jugó, pero le alcanzó para empatar 2 a 2 contra Gimnasia en el Bosque y ser el campeón nuevamente, como la temporada pasada, en la Superliga Argentina. Arrancó como para llevarse por delante a su rival al inicio, no generaba situaciones de gol pero parecía tener controlado al “lobo”, hasta que de una jugada aislada, la descarga por el sector izquierdo, el centro al área, Ábila cedió atrásde cabeza para que Pablo Pérez marque el primero y así ponía a Boca 1 a 0. Pero con ese gol llegó el quedo del equipo de Barros Schelotto, y Gimnasia lo metió contra su propio campo, le llegó por varios lados, hasta que le empató el juego con un gol de Colazzo; tocando al balón a la red en la casa de Rossi.

En el segundo tiempo se repetía la imagen de la primera etapa, Gimnasia presionaba y arrinconaba al “xeneixe”, pero un grosero error de Coronel que le pifió en un despeje, lo dejó mano a mano a “Wanchope” Ábila que no falló, y puso a Boca arriba 2 a 1. No parecía que el local lo iba a complicar, porque desde ahí la visita controlaba bien el dominio de la pelota y encima le tenía que hacer dos goles para para sacarle el título de las manos. Llegó la igualdad sobre el final, faltando muy poco, y ante un tiro de Alemán, el desvío en un defensor y empate 2 a 2. No pudo el “tripero” hacer más nada, sólo igualarlo.

Boca aguantó, lo luchó, lo peleó, sin mucho juego en la recta final del campeonato; igual que hoy, pero con alto nivel en varias de las 27º jornadas anteriores, sobre todo el semestre pasado y también en pasajes de este. Mucho tiene que ver el rendimiento de Pavón toda la temporada y estos últimos goles de Ábila finalizando el campeonato.

Sin importarle mucho a sus hinchas, a sus jugadores y a todo el pueblo “xeneixe” de cómo se consiguió el objetivo, Boca es Bicampeón de la Superliga Argentina por mérito propio y lógicamente merecido!! Felicitaciones desde Balón Mundial a todo el pueblo boquense!!

Periodista deportivo, recibido en 2006, me encanta el fútbol y la pasión con la que lo vivimos los argentinos. Amo la escritura, y los libros de cuentos.