Compartir

La Academia dependía de si mismo, le alcanzaba con empatar pero perdió 3-1 ante el Sabalero de  local y no logró el objetivo de jugar la próxima Libertadores 2019.

El sábado se le dieron todos los resultados que Racing necesitaba para no depender de nadie y este lunes le alcanzaba un empate para clasificar a la Libertaodres 2019, Sin embargo, Colón dio la sorpresa en Avellaneda, consiguiendo la victoria y a la vez el acceso a la Sudamericana.

Pero antes parecía que la tarde sería celeste y blanca: Miguel Barbieri cabeceó de manera defectuosa, pero un desvío en Guillermo Ortíz mandó la pelota al arco de Alexander Domínguez. Iba un minuto y Racing ya ganaba 1-0. Ya conseguía esos tres puntos que le permitían subirse al cuarto puesto de la tabla y sacar pasaje directo a la Copa Libertadores. Pero el resultado no mostraba la realidad. En sólo cinco minutos, Colón ya había tenido cuatro tiros de esquina a su favor y manejaba el partido. A los 8 llegó el empate de Marcelo Estigarribia, después de una gran conducción de Alan Ruiz.

La Academia, sintío el golpe, de apoco fue comentiendo muchos errores. Pero diez minutos despues el Pulpo Diego González erró uno de esos goles imposibles: en el área chica, de volea, la tiró por encima del travesaño. Podría haber cambiado la historia, pero no lo hizo…

Los dirigidos de Coudet, retrocedian mal, marcaban peor y atacaban como podían. La Academia no hacia pie en el medio por las lesiones musculares de Leonardo Sigali y Nery Domínguez, más la auscencia de Neri Cardozo en el banco de suplentes después de haber bajado su rendimiento en los últimos partidos se hacían notar en la mitad de la cancha. Continuando con esas malas noticias, justo ahí fue cuando Lisandro López, el capitán, miró a Eduardo Coudet y pidió el cambio por una molestia en el aductor. Lo que parecía una fiesta al minuto, era una pesadilla a los 38 minutos luego de un error de Renzo Saravia en la mitad de la cancha, Marcelo Meli corrió desesperado a Cristian Bernardi, quien le reventó el pecho a Juan Musso de un bombazo. En el rebote, Meli se llevó la pelota por delante y marcó el 2 a 1 para el Sabalero. Así finalizó el primer tiempo.

En el segundo tiempo con el ingreso de Augusto Solari por la derecha , le dio un poco mas de aire y parecia un camino posible pero los centros se repetían y los centrales de Colón sacaban todo de cabeza. Alentado por sus hinchas, el local dominó la pelota, arrinconó en su campo a los dirigidos por Dominguez pero no tenia claridad para definir y era irresoluto en los metros finales.

Javier Correa, a los 37 del segundo tiempo, le dio el último golpe que lo dejó en el piso y sin Libertadores. En una contra, le ganó a Miguel Barbieri y luego paso increiblemente entre cuatro defensores de Racing que marcaron mal y con un sablazo decretó el 3-1 final para silenciar la ilusión académica.

Desazón, tristeza bronca y frustración por no lograr un objetivo luego de tanto tiempo y buenos partidos en esta etapa desde la llegada de Eduardo Coudet. Premio consuelo que no consuela a nadie (por lo menos en estas horas) jugará la Copa Sudamericana y aún tiene vida en la actual Copa Libertadores 2018.

Periodista y locutor, de lunes a viernes en Cooperativa AM 770 en @EstoEsRacingOK. Conductor: @desdeElCilindro por @radioypunto.