Compartir

Es una igualdad de las que sirven, porque el conjunto de Holan ganando el próximo jueves en casa y hasta empatando también, se asegura la clasificación a los octavos de final de la competencia.

La visita no salió como lo hace habitualmente, el planteo inicial fue el de esperar un poco la iniciativa del plantel colombiano y contragolpear rápido. Y así fue, Millonarios hacía el desgaste y el “rojo” cuando recuperaba el balón intentaba llegar de inmediato al área rival, de esa manera consiguió lograr dos situaciones de peligro, la primera desde los pies de Martín Benítez con un remate de afuera y la otra sobre el final del primer tiempo a través de un cabezazo de Figal que se fue muy cerca del palo derecho del arco. Ya en el la segunda etapa, el primero que generó peligro fue el de Avellaneda, mediante un tiro de cabeza en palomita de Gigliotti que el arquero Fariñez salvó muy bien con los pies, pero a los 11 minutos Amorebieta cruzó un centro con la mano y el juez no dudó en cobrar penal, que Cadavid se encargó de transformar en gol y marcar el 1 a 0 para los locales.

Allí creció el equipo de Miguel Russo y tuvo sus chances para estirar la ventaja, la más concreta a los 26´Salazar sólo mano a mano con Campaña la tiró desviado, y en el mejor momento del local, apareció el “puma” Gigliotti con una buena corrida y una gran definición para empatar las cosas en 1 tanto. Tuvo dos más el “rojo” para ganarlo, una que fue anulada la jugada, por una supuesta posición de adelanto de Romero, y la más clara al final de Gigliotti, que muy bien de nuevo Fariñez le tapó el remate y en el rebote el 9 le pifió al arco. Con esa hubiese sido victoria y clasificación, pero fue empate que sirve igual, porque los de Holan ganando el jueves en Avellaneda a Deportivo Lara (perdió 7 a 2 con Corinthians en su cancha) estarán en Octavos de Libertadores.

Periodista deportivo desde el año 95, viviendo en Italia gran parte de la última década. Hoy en Buenos Aires ejerciendo mi profesión con cariño.