Compartir

Podemos cuestionar la forma, la manera de jugar, y si fue o no penal el último, pero lo que no podemos decir que Estudiantes no tiene mística copera y que es la Libertadores un torneo que siempre le cae bien. Ayer en otra noche inolvidable para sus hinchas, venció 3 a 1 a Nacional de Montevideo y clasificó a los Octavos de Final. Enorme “pincha”.

El partido había comenzado torcido para el local, porque sólo a 4 minutos de haber comenzado, el equipo uruguayo se puso arriba en el marcador con un tanto de Zunino con un cabezazo en la línea luego de un corner desde la derecha, esto obligaba al “pincha” a tener que marcar 3 goles para pasar de fase. Y en una etapa donde sólo contó con dos chances para poder igualarlo, con un remate de Sánchez ingresando por detrás de todos que pasó cerca y luego un cabezazo que el arquero uruguayo sacó con un manotazo, todo parecía que la remontada iba a estar casi imposible.

Pero en el complemento todo cambió, mucho más aún a los 16 minutos, luego de un par de rebotes en el área de Nacional, ante un remate que iba al arco, Bergessio puso la mano y el juez cobró penal, además de expulsar al delantero argentino, Otero transformó la pena máxima en gol y empate en 1. De inmediato, 8´más tarde, la corrida de Sánchez por el lado derecho del campo, el desborde y Melano cerca del punto penal remató cruzado para poner a los platenses 2 a 1 arriba en el resultado, y allí la ilusión a falta de 20 minutos creció a pasos agigantados. Lo tuvo el propio Melano contó con una chance inmejorable que malogró, continuó con la expulsión del “chapu” Braña y parecía que el objetivo ya era imposible. Ya cuando llegaba al final, Pavone fabricó un penal, en el cual Arismendi no parece tocar al “tanque” pero que el árbitro compró, Otero nuevamente marcó desde el punto penal y le dio al “pincha” la posibilidad de pasar a Octavos de Final y lograr algo que en el inicio con el resultado adverso parecía imposible.

3 a 1 y a festejar porque Estudiantes te pincha, se copa en este torneo, que parece estar hecho a su medida hasta en momentos difíciles en lo futbolístico.

Periodista deportivo, recibido en 2006, me encanta el fútbol y la pasión con la que lo vivimos los argentinos. Amo la escritura, y los libros de cuentos.