Compartir

Australia goleó 4-0 a la República Checa y levantó su autoestima para el Mundial de Rusia con una buena actuación de los delanteros Mathew Leckie y de Andrew Nabbout, que con sus goles comenzaron a cerrar el debate que hay sobre la presencia de Tim Cahill en su cuarta Copa del Mundo.

Con Van Marwijk como técnico, la selección de Australia ha tenido que superar algún sobresalto, como la acusación de convocar en la lista de 26 futbolistas previa al Mundial a Tim Cahill, de 38 años, por motivos comerciales. Cahill es la imagen de Caltex, una compañía de carburantes y uno de los mayores patrocinadores de la Federación Australiana de Fútbol, y eso levantó suspicacias entre los aficionados y la prensa australiana.

Van Marwijk hoy puso en el banco al máximo artillero histórico de Australia con 50 goles. Cahill, desde el inicio, no pudo reivindicarse para entrar en la lista de 23 que dará su técnico y hoy no pudo estar en la cancha.

El conjunto checo salió al campo de juego con más ganas que Australia, que durante la primera media hora fue superada y de no ser por la falta de puntería de los puntas del equipo Europeo hubiera marcado algún gol. Sobre todo con una ocasión muy clara de Antonín Barak a punto de cumplirse la media hora, cuando remató por encima del arco defendido por Mathew Ryan, pero cuando perdonas en el arco rival, siempre sucede algo en el tuyo y le alcanzó un acercamiento de Robbie Kruse por la banda izquierda que acabó en los pies de Mathew Leckie, que remató al arco y convirtió el primer tanto del partido en los 45 minutos iniciales. Con ese gol, un premio excesivo para el combinado australiano terminó el primer tiempo.

En el comienzo de la segunda mitad, gracias a una buena jugada de Andrew Nabbout, que se revolvió dentro del área checa para convertir el segundo gol de su equipo para el 2 a 0. Aunque la República Checa intentó remontar el resultado, incluso tuvo un par de oportunidades de Vladimir Darida, llegó una buena jugada de Aaron Mooy que remató de nuevo Leckie para marcar el tercer tanto del conjunto “canguro”, y más tarde llegando a los 79 minutos llegó el gol en contra de Jakob Jugas para el 4 a 0 del equipo de Australia.

Al final, los de Oceanía, con un fútbol más vistozo se dedicaron a tocar el balón, y cerraron una goleada en el primero de los dos amistosos que disputará antes de comenzar el Mundial. El doblete de Leckie y el tanto de Nabbout, reforzaron a la delantera australiana y Cahill, que no jugó ni un minuto, tiene más opciones de ser uno de los tres elegidos para no ir al Mundial.

Australia formó con : Ryan; Risdon (Degenek), Miligan, Sainsbury, Behich; Luongo, Rogic (Irvine), Mooy; Leckie (Arzani), Nabbout (McLarena), Kruse (Petratos).

Periodista deportivo, recibido en 2006, me encanta el fútbol y la pasión con la que lo vivimos los argentinos. Amo la escritura, y los libros de cuentos.