Compartir
La etapa final de la preparación del seleccionado iraní, rumbo al Mundial, se ha complicado. Su entrenador, el portugués Carlos Queiroz está que trina.
Grecia desistió de jugar el amistoso  programado para hoy con los asiáticos, hace sólo unos días. Según se cuenta, los helenos no querían disputar el mismo en la sede original elegida por los organizadores: Estambul. Lo que ocurre es que Grecia y Turquía no pasan por sus mejores momentos en cuanto a las relaciones diplomáticas.
Los griegos ofrecieron mudar el cotejo a Atenas, corriendo por su cuenta, gran parte de los gastos. Pero no, nunca pudieron llegar a un acuerdo. Los iraníes dejaron entrever que el motivo era otro. “Los críticos hablan mucho, aunque también deben saber que nadie quiere jugar contra nosotros. Irán tiene problemas (políticos)”, aseguró Queiroz. Y el luso sugirió, fuera de micrófono, en la concentración persa en tierra otomanas, que los problemas para conseguir rivales se potenciaron después del 8 de mayo, cuando el presidente estadounidense Trump anunció que su país se iba a retirar del acuerdo nuclear con Irán y se iba a restablecer parcialmente las sanciones contra los iraníes.
En tiempo récord, armaron un amistoso en Estambul contra Kosovo para mañana domingo. ¿Qué ocurrió? El equipo kosovar adujo problemas de traslados y no se presentarán mañana en la ciudad otomana.
Ahora, sólo le queda un amistoso, ya en territorio ruso: el próximo viernes, en Moscú ante Lituania así que Queiroz deberá aprovechar al máximo las últimas variantes de cara al debut con Marruecos el 15 de Junio en San Petersburgo.
Periodista Deportivo desde 2001. 36 años. Experiencia en radio y medios gráficos. Desea volver a ver a Argentina Campeón del mundo...será en Rusia???