Compartir

La penúltima prueba de España antes del Mundial no deja muchas novedades en el rumbo. Sin Sergio Ramos y Busquets, dos de las figuras de esta selección, los españoles volvieron a se jueg de toque, pero con poca puntería a la hora de definir frente a la valla rival. Cuando se fue Iniesta, para resguardarlo pensando en el debut, se fue el juego colectivo de España y Suiza se encontró con la ventaja que para ese entonces era inmerecida.

Lopetegui apostó por Diego Costa y Aspas, en la parte ofensiva de la “roja”, probando como dupla ofensiva, quienes hoy no le dieron el resultado esperado. El hispano-brasileño busca que el técnico confie en el para el equipo inicial, pero por momentos parece no coordinal demasiado con los volantes ofensivos.

España jugó este partido sin uno de sus estrategas del mediocampo, Busquets. Con una gastroenteritis dejó su lugar a Thiago hoy, pero no parecen tener un juego similar. El lujo de Lopetegui es contar con Asensio, Isco, Busquets o Saúl en la media ofensiva que sería la envidia de cualquier selección. En la línea de volantes España tiene un gran juego, pasa el balón como nadie y genera espacios como pocos, Suiza, representante del juego opuesto a eso con Behrami y Zakaria.

En el altavoz del partido se anunciaba que era la última vez que se podía ver a Iniesta en territorio español. Cuando el tiene la pelota, todo el mundo en el estadio hace silencio cómo si estuviese cantando Pavaroti.  Su conexión con Silva y Jordi Alba, una fábrica de triangulaciones, desarma cualquier circuito defensivo. Además estuvo muy cerca del gol, pero lo evitó Sommer con una gran atajada. Con Aspas y Diego Costa sin poder concretar ninguna chance, el gol apareció desde los pies del menos esperado. Un balón que no iba a ningún lado lo recogió Odriozola recto al arco para darle de volea que el arquero suizo no pudo contener. Es la ventaja de contar con un lateral con alma de extremo.

Foto: Manuel Queimadelos Alonso/Getty Images.

España tenía el partido ahí nomás para ganarlo, pero no hay una fórmula en el fútbol para evitar situaciones complejas. Un tirito de Lichtsteiner se les escapó de las manos a De Gea y dejó el gol servido a Rodríguez, y de esa manera Suiza empataba a 1. Iniesta ya no estaba en la cancha, pero igual el dominio español se hizo agobiante, con un buen dominio de pelota de Lucas Vázquez y Asensio. El primero le puso un pase fantástico a Rodrigo, que remató y acó Sommer con otra buena acción. Suiza se llevó demasiado premio, España fue dominador absoluto, sobretodo cuando Iniesta movió los hilos, con el bien será candidato sin dudas.

Acá las formaciones:

España: De Gea; Odriozola (Nacho), Piqué, Azpilicueta, Alba (Monreal); Koke, Thiago; Aspas (Lucas Vázquez), Iniesta (Saúl), David Silva (Marco Asensio); y Diego Costa (Rodrigo).

Suiza: Sommer; Lichtsteiner (Lang), Schar (Djorou), Akanji, Ricardo Rodríguez (Moubandje); Berhami (Gelson), Zakaria; Shaquiri, Dzemaili (Embolo), Zuber; y Seferovic (Drmic).

 

Periodista deportivo, recibido en 2006, me encanta el fútbol y la pasión con la que lo vivimos los argentinos. Amo la escritura, y los libros de cuentos.