Compartir

Bélgica tiene nombres y juego colectivo para realizar  un gran  Mundial en Rusia. Lo demostró hoy contra un seleccionado de  Egipto que extraña horrores a su figura y que no reaccionó a los interminables ataques ofensivos del conjunto de Martínez. El público belga que estaba presente en el estadio se ilusionó con De Bruyne, Carrasco, Hazard y Lukaku, estos dos últimos, protagonista y  goleadores de la noche. Antes de terminar el primer tiempo, el resultado estaba sellado en el 2 a 0. Y en el tiempo casi de descuento de la segunda parte,  Fellaini apagó con el tercero una leve mejoría de los “faraones”, limitada a algunas llegadas sin ser demasiado claras. Los dos conjunto jugaron con casi todos sus titulares, ¿porque casi?, los belgas tienen lesionados a Vermaelen y a Kompany y Egipto a su estrella, Mohamed Salah. Estarán los tres en Rusia, pero ni Cúper ni Roberto Martínez querían correr riesgos.

Los Diablos Rojos dominaban completamente el match, tocaban, ensanchaban el campo de juego y cada ataque era una llegada con peligro. Aunque al comienzo no lograban tener la puntería justa. El Hadary, arquero egipcio y el más veterano que jugará el Mundial a sus 45 años, se sentía cómodo. Pero Lukaku, la referencia del gol de Bélgica, fue el primero en marcar. El uno rechazó un disparo de Hazard, pero el goleador del United, finalmente sin marca, conectó un latigazo inatajable en el minuto 27.

Sin reacción Egipto no aparecía y los belgas no se demoraron en ampliar el marcador. En el 38`, Hazard aprovechó la asistencia de Carrasco, desde la línea de fondo. Grosero error del lateral, El Fathi, y 2-0. Ya estaba todo dicho, parecían los “faraones” incapaces de dar vuelta la historia. En el comienzo del segundo tiempo, el partido  cambió, los de Cúper se animaron un poquito más, y la primera clara fue para Sobhi que quedó solo ante el Courtois en el minuto 19, pero al prometedor jugador del Stoke le faltó ser punzante. Fue la mejor de los egipcios del encuentro. Fellaini luego lo hizo más sencillo y con el arco vacío puso el 3 a 0 definitivo. Bélgica no duerme, está despierta y ojo con ellos. Su rival dependerá, de los que Salah pueda lograr en ofensiva, jugando cómo hoy se la hará difícil.

Así formaron ambos conjuntos:

Bélgica: Courtois; Alderweireld, Ciman, Vertonghen (Boyata), Meunier (T. Hazard), Witsel (Fellaini), De Bruyne, Carrasco, E. Hazard (Januzaj), Mertens (Chadli) y R. Lukaku (Batshuayi).

Egipto: El Hadary (El-Shenawy); Abdel-Shafi, Elneny, Fathy (El Mohamady), Gabr, Hamed (Morsy), Hegazy, Mohsen (Trezeguet), Said, Sobhi y Warda (Gaber).

Periodista deportivo, recibido en 2006, me encanta el fútbol y la pasión con la que lo vivimos los argentinos. Amo la escritura, y los libros de cuentos.