Compartir

Inglaterra sumó una nueva victoria, esta vez jugando de local frente a los “ticos” y  lleva 10 partidos invicta, y amplió a 14 los encuentros sin caer en su país. Esta vez fue Rashford quien sacó provecho de los cambios de Southgate para marcar y llegar motivado a la Copa del Mundo. El atacante del United, disputará un Mundial con 20 años y 35 goles ya marcados como profesional, seguramente dará qué hablar. Welbeck le puso el broche de oro al duelo marcando el 2 a 0, y con su gol número 16 con los ‘Tres Leones’.

Costa Rica jugó un partido para no recordarlo por mucho tiempo, no pudo desplegar su mejor juego en ninguna parte del encuentro y cedió la iniciativa y la pelota desde el comienzo, no pudo mantenerse en la senda de la victoria luego del 3 a 0 ante Irlanda del Norte y  no pudo con Inglaterra antes del Mundial. Solo han ganado dos de los últimos nueve encuentros y el último test antes del debut ante Serbia, no hizo más que acrecentar los problemas de los dirigidos por Ramírez.

Foto: EFE/Paul Chesterton

Southgate había anunciado cambios para este partido ante Costa Rica y cumplió su palabra. Solo Stones repitió en el 11 titular que derrotó 2 a 1 a Nigeria. Ni Kane, ni Sterling, ni Dier estuvieron desde el inicio en el campo de juego. Con Alexander-Arnold, en su debut, y Henderson, que se disputará un lugar en el equipo titular con Dier, salió este segundo modelo de Inglaterra que mostró ser determinante desde el comienzo del partido.

Inglaterra mantuvo la imagen que nos tiene acostumbrados desde que está Southgate en el banco. Defensa sólida, un medio campo versátil y destructor, siendo continuamente vertical y teniendo velocidad arriba. Con otros jugadores, pero la misma esencia. Los ingleses presionatron a Costa Rica en su campo desde el pitazo inicial y el gol llego a través de Rashford, que parece tener un guante en el pie derecho. Tomó la pelota, dio un giro con la misma y desde muy lejos sacó un muy potente remate que se le metió a Keylor Navas.

Henderson, capitán por la ausencia en el campo de Kane, manejó los hilos del equipo que tenía la pelota siempre en campo contrario. Con tranquilidad en la salida de balón y con el ataque por los costados como premisa fundamental cada vez que cruza mitad de terreno, Inglaterra jugó al ritmo del ’19’ del Manchester United. Costa Rica, que salvo en un disparo de Venegas que salvó Butland, apenas comprometió a Inglaterra, resignó tener protagonismo y los de Southgate no solo lo aprovecharon en buena medida. Los problemas que en partidos anteriores había en la creación de juego no aparecieron en una selección que llevó el peso del encuentro gracias a un Rashford en un muy buen nivel.

A medida que fueron cayendo los minutos Inglaterra bajó el pie del acelerador y, poco a poco, le otorgó la pelota a su rival. Con Vardy y Rashford para salir rápido de contragolpe. Los experimientos de Southgate aparecieron en la parte final del encuentro. Pope tuvo sus primeros minutos bajo los palos de la selcción inglesa y Alli jugó más retrasado para ser creador de juego. Fue Welbeck, que sustituyó al delantero del Leicester en el segundo acto, quien selló el marcador con un cabezazo para convertir su gol número 16 con el conjunto Campeón del Mundo en 1966. Inglaterra llega afilada y con movimientos aceitados. Costa Rica deberá seguir trabajando duro para conseguir un mejor andar para tener chances de hacer un buen papel como en Brasil 2014.

Las formaciones de los equipos:

Inglaterra: Jack Butland (Nick Pope); John Stones (Gary Cahill), Harry Maguire, Phil Jones; Jordan Henderson (Dele Alli), Fabian Delph, Ruben Loftus-Cheek (Jesse Lingard), Danny Rose, Trent Alexander-Arnold (Kieran Trippier); Marcus Rashford y Jamie Vardy (Danny Welbeck).

Costa Rica: Keylor Navas; Giancarlo González, Francisco Calvo, Kendall Waston, David Guzmán (Yeltsin Tejeda); Celso Borges, Bryan Oviedo (Rónald Matarrita), Cristian Gamboa (Ian Smith); Marco Ureña; Johan Venegas (Christian Bolaños) y Joel Campbell.

Periodista deportivo, recibido en 2006, me encanta el fútbol y la pasión con la que lo vivimos los argentinos. Amo la escritura, y los libros de cuentos.