Compartir
En un estadio Centenario de Montevideo a rabiar, la “celeste” ganó con contundencia , casi sin transpirar y justo a 8 días del debut en Rusia, ante Egipto, el próximo 15 en Ekaterimburgo.
El equipo que dirige el “maestro” Tabárez, sabía que el choque ante los ásperos uzbekos no podía dejar ninguna secuela. Los corazones uruguayos se paralizaron, cuando a los 23 ‘ y tras forcejear con un asiático, Luis Suárez cayó mal y empezó a tomarse uno de sus hombros. Estuvo tirado unos segundos: en Rivera, en Carmelo o en Paysandú parecieron eternos. Pero llegó la tranquilidad: “Lucho” se levantó, con dolor, pero siguió jugando. Llegó el alivio.
Y más cuando el delantero del Barcelona, inició en propio campo una contra.  Habilitó a Cavani que, llegó hasta línea de fondo para clavar un centro que bajó, el mismísimo “pistolero” y ante la incomodidad por rematar, cedió al Giorgian De Arrascaeta, el del Cruzeiro, que de derecha y con una estupenda volea, clavó en el ángulo de Suyunov el 1 a 0.
Tres años pasaron para que De Arrascaeta vuelva a marcar con la “celeste” (fue en 2015, también en amistoso, 5 a 1 a Guatemala). Justo  y merecido, Uruguay al frente.
Los charrúas arrancaron más tranquilos el segundo tiempo, a sabiendas que Rusia, estaba a sólo 45′. Con pelota al piso, dominando a un rival totalmente ausente en la fría noche montevideana, Uruguay fue asegurando el triunfo. Éste, se confirmó cuando a los 9′, una infantil mano de un uzbeko, dentro de su propia área, permitió a Luis Suárez cambiar penal por gol.
Con la ventaja por duplicado del triunfo, el “maestro” no quiso candombe, y empezó el ramillete de cambios: aparecieron Laxalt, Torreira, Carlos Sánchez y “cebolla” Rodríguez para darle descanso a los titulares. Los minutos corrían y gracias a un cabezazo espléndido, a puro empuje y garra “celeste”, José María Giménez, el “colchonero”, puso el 3 a 0 a los 28′.
No mucho más quedaba en el partido.  Sólo, la cuasi patada de karate de Komilov, que se ganó la roja y dejó a los visitantes con 10, a 10′ del final.
Goleó Uruguay. Y fue merecido. Sueña Uruguay. Y honestamente, tiene motivos. El deseo de realizar un gran Mundial está próximo a empezar. El presente así lo indica: los sudamericanos sólo perdieron 1 cotejo de los últimos 8 que disputaron. El sábado viajarán rumbo a Rusia. Un equipo que invita a verse, por solidez, firmeza en el mediocampo y un ataque demoledor. Ahora, que se venga los egipcios. Imposible que un charrúa le tenga miedo a los “faraones” con estos “gladiadores”.
Así formó Uruguay:
Fernando Muslera; Maximiliano Pereira (58′ Diego Laxalt), José María Giménez, Diego Godín, Martín Cáceres; Nahitan Nández (45′ Cristian Rodríguez), Rodrigo Bentancur, Matías Vecino (58′ Lucas Torreira), Giorgian De Arrascaeta (65′ Carlos Sánchez); Luis Suárez (82′ Cristhian Stuani) y Edinson Cavani (76′ Maxi Gómez)
Periodista Deportivo desde 2001. 36 años. Experiencia en radio y medios gráficos. Desea volver a ver a Argentina Campeón del mundo...será en Rusia???