Compartir
Último cotejo preparatorio para Australia, antes  de su debut, el próximo sábado 16 de Junio en Kazán contra Francia.  Fue victoria de los “Socceroos” 2 a 1, a Hungría, de visitante, en el estadio Groupama Arena de Budapest.
Sin dudas, y luego de haber arrancado con malos resultados (en marzo, fue goleado 4 a 1 por Noruega), el técnico holandés que dirige a los oceánicos, Bert Van Marwijk, le fue dando forma a un equipo que, a priori, llega de mejor forma al Mundial de lo que se pensaba. Habrá que esperar si eso, bastará para poder avanzar en una Zona,  la C, donde además de los galos, están Perú y Dinamarca.
Hoy ganó sin brillo pero con autoridad. Hungría no es la misma que clasificó a la Euro 2016 de Francia pero siempre se potencia de local. Y los australianos, supieron hasta el final que se podían llevar una victoria.
El arma ofensiva de los “canguros”, Robbie Kruse del Bochum alemán fue quien inquietó a la defensa en los primeros 15′ de partido. Tuvo un par de ocasiones para poder abrir el tanteador.
Los locales, con las ausencias de sus habituales titulares Endre Botka, Ákos Elek y el atacante del Al-Wahda de los Emiratos Árabes, Balázs Dzsudzsák, tuvieron una chance con el delantero del Hoffenheim germano, Ádám Szalai, que casi marca a los 29′, pero el golero Mathew Ryan lo impidió.
En el segundo tiempo, Van Marwijk pudo hacer ingresar al delantero Tomi Juric, quien regresaba tras una lesión de rodilla. El tema fue que a 10′, se resintió de su dolencia y habrá que esperar que le hagan estudios para evaluar el grado de la misma. Lo reemplazó el veterano Tim Cahil de 38 años.
Todas las emociones del partido, llegaron en el último cuarto de hora. A los 29′, abrió el marcador Australia, gracias al remate del joven Daniel Arzani, un iraní de 18 años nacionalizado, que hacia 60 segundos estaba en cancha. Su remate con “rosca” rozó en un defensa húngaro y descolocó al arquero Gulácsi.
A 3′ del final, un centro pérdido de los europeas, tuvo la complicidad de la mala comunicación entre Sainsbury y Brad Jones (entró en el entretiempo por Ryan) y el primero, por error, terminó metiendo en propia meta de cabeza.
Cuando el empate ya era fija, llegó otro autogol, pero en el arco de enfrente: era el 1′ de descuento y Kádár, devolvió gentilezas y tras otro centro al medio del área chica, puso su pie y el balón ingresó en su portería.
Ganó Australia y ahora, vuelo directo desde Budapest a Rusia.  El sueño de los australianos comienza en unos días.  Veremos si los “canguros” son más fuertes que los “gallos” franceses.
Así formó Australia:
Ryan (Jones) ; Risdon, Sainsbury, Milligan, Behich; Luongo (Jedinak), Mooy; Leckie, Rogić (Irvine), Kruse (Arzani); Nabbout (Juric) (Cahill).
Periodista Deportivo desde 2001. 36 años. Experiencia en radio y medios gráficos. Desea volver a ver a Argentina Campeón del mundo...será en Rusia???