Compartir

ESPAÑA 1 (3) vs RUSIA 1 (4).

PARTIDO Nº 51

Rusia aguantó hasta el final y consiguió el milagro: eliminó a España por penales.  En el tiempo regular habían empatado en 1. Ganaba la “Furia Roja” gracias al gol en contra de Sergej Ignashevich, tras un centro, a los 12′. El conjunto ibérico llegó a tener una posesión de pelota del 75%. Poco le sirvió. Con más fuerza y hambre que fútbol, los rusos equilibraron el juego y llegaron al empate, luego de una innecesaria mano de Piqué dentro del área que Dzyuba, se encargó de meter para el 1 a 1 a los 41′. En el complemento, Hierro mandó al campo a Iniesta. España tuvo más la pelota pero no logró más claridad. Llegaron al tiempo suplementario y el juego se volvió más discreto. Con jugadores mucho más cansados casi no hubo ocasiones de gol. Fueron los ibéricos que intentaron algo más, con remates de Iniesta e Iago Aspas. Pero los penales, eran inevitables.  Allí, Akinfeev se volvió leyenda y contuvo dos  (uno a Koke y otro al propio Aspas) para que Rusia derrote 4 a 3 a España y avance  a Cuartos. Ahora espera por Croacia.

Los primeros 20′ de España fueron para la nostalgia. La posesión del balón y los desplazamientos del mismo, de un lado a otro, hacia recordad aquel equipo de Luis Aragonés que luego, heredó y magnificó Vicente del Bosque. En ese lapso, un centro pasado que buscaba al capitán, Sergio Ramos, en realidad encontró el taco de Sergej Ignashevich, que descolocó a Akinfeev y puso arriba a los españoles. Primero, lo metió y después lo justificó. Fue el dueño de la pelota y Rusia, que arrancó los once en su campo, estaban estáticos e inconexos.
Pero de a poco, el curso cambió. Se dio todo junto: España  empezó a replegarse y el local, un poco por vergüenza y otro poco por el empuje de su público comenzó a acercarse a De Gea. Golovin, Samédov y Zhirkov dejaron de pasear por el mediocampo y empezaron a sentirse protagonistas.
En esa remontada, y aún sin explicación, un centro que voló en el cielo del estadio moscovita, y una absurda mano de Piqué dentro del área, que propició cristalizar la levantada rusa. El holandés Kuipers no dudó y cobró penal. Dzyuba, el “delantero del pueblo” como fue bautizado, tras su renacer en éste Mundial, tomó el balón y puso, al otro lado del que se había tirado De Gea, el mismo para igualar. Un empate en 1, que desmoralizó a España y acrecentó a un limitado seleccionado anfitrión, a 4′ del cierre del primer tiempo.
En el segundo tiempo, Cherchesov lo mandó a cancha a Granat.  Afuera Zhirkov. Definitivamente, perdía desborde y ganaba en contención.  Forma prematura de “bajar la persiana” y ya de a poco, buscar “partido largo”. De a poco, y con más ímpetu que fútbol, Rusia fue mañatando a España. El error de dejar jugar a Uruguay y perder x tres, no se podía volver a realizar.
Hierro veía que su equipo desesperaba. Lo que buscaba juntando a Isco y Asensio, de ser dinámicos y punzantes, cada vez era menos visible en ese periodo. Metío mano: puso primero a Iniesta, tratando de volver a conectar medio con ofensiva y luego, buscó velocidad con Iago Aspas por un Diego Costa que luchó más con los centrales rusos que lo que jugó. No hubo más remedio que ir a la prórroga.
Fue allí que el anfitrión se dio cuenta que si arriesgaba mucho, tal vez la calidad individual podía hacerles perder el anhelo de los Cuartos.  En España entró Rodrigo y en el rato que jugó, el de Valencia hizo mover los cimientos del anfitrión.  Sus corridas, su frescura y sus ganas de quedar en la historia, casi lograron el pase ibérico. Tuvo trabajo Akinfeev pero respondió a la altura de las circunstancias.
Llegaron entonces la lotería de los penales y eso es relato conocido. Un arquero ruso que se puso el traje de Lev Yashin y se convirtió en “héroe ruso”: dos penales contenidos (a Koke , de flojo partido, y a Iago Aspas) permitieron, con la puntería suprema de sus compañeros, llegar hasta Cuartos, instancia casi imposible de soñar con la mala preparación que tuvieron.
Mucho se tendrá que replantear España. Quedó más que claro, que el “Lopegate” a dos días del arranque del Mundial, nunca pudo ser superado y se fue temprano, del torneo, pese a ser “el candidato” de muchos.

Formación de España: 1-De Gea; 4-Nacho (2-Dani Carvajal 70min), 15- S.Ramos, 3-Piqué (A); 18-Jordi Alba; 5-Busquets, 8-Koke, 20- M.Asencio (9- Rodrigo 104min), 22-Isco, 21-David Silva (6-Iniesta 67min); 19-Diego Costa (17-Iago Aspas 80min).

Formación de Rusia: 1-Akinfeev; 3-Kutepov (A), 4-S. Ignashevich, 13-Kudriashov; 2-Mario Fernandes, 11-Zobnin (A), 7-Kuziaev (21-Yerokhin 97min); 17-Golovin, 19-Samédov (6-Chérysev  61min), 18-Zhirkov (14-Granat 46min);  22-Dzyuba (10-Smolov 65min)

Arbitro: Björn Kuipers   (HOL)

Líneas: Sander Van Roekel  (HOL) / Erwin Zeinstra (HOL).

Estadio: Luzhniki, en Moscú.

Público: 78.011 espectadores

Periodista Deportivo desde 2001. 36 años. Experiencia en radio y medios gráficos. Desea volver a ver a Argentina Campeón del mundo...será en Rusia???