Compartir
BÉLGICA 3 vs JAPÓN 2.
PARTIDO Nº 54
Inolvidable final. Inolvidable partido en Rostov. Una reacción épica de Bélgica, que se lo dio vuelta a Japón, después de ir perdiendo por 2 goles. Una gran  capacidad de superación para los europeos que, incluso, hasta en los peores pasajes del ST cuando caían, nunca renunciaron al ataque. Después de un discreto primer tiempo, vino lo mejor. Un tsunami de fútbol y goles, hizo poner arriba a los nipones: a los 48′ Haraguchi y a los 51’Inui, con sendos golazos, pusieron al frente a los asiáticos. El doble cambio de Fellaini y Chadli, le cambió la cara a los de Roberto Martínez.  Descontó a los 69′ Vertoghen de cabeza. Por la misma vía, pero  a los 74′, ésta vez fue Fellaini. Luego que Japón pudo haber logrado la victoria en el Final, llegó una contra mortal y luego de una jugada elaborada por los belgas, Chadli, el otro ingresado, tuvo que empujar el balón casi abajo del arco en el ’94 para el 3×2 definitivo. Ahora, los “Diablos Rojos” se medirán con Brasil, por los Cuartos de final de la Copa del Mundo, el próximo viernes en Kazán.
Japón comenzó el partido con la idea de ser protagonista. Ya no había error del técnico, Akira Nishino en guardar ningún titular. No importaba con qué pergaminos llegarán los belgas, tenían que tomar la iniciativa. Fue Kagawa, el del Dortmund el que casi convierte a los 3′. Su remate pasó cerca del arco de Courtais.  Ese aviso del comienzo, hizo entender a los de Roberto Martínez, que el cotejo sería para “transpirar mucho”.
Antes de los 10′, Inui tuvo la oportunidad de marcar, a la altura del punto penal, pero atento estuvo Kompany, que volvía al once inicial, en evitar la sorpresa.
Tuvieron casi 25′ que pasar, para que Bélgica se acomodara. Recién en ese tiempo, y a través de Hazard, los “Diablos Rojos” controlaban el balón. De a poco Carrasco comenzó con su despliegue y Lukaku se convirtió en amenaza para los nipones.  Casi convierte, sino fuera que un centro de Mertens, no pudo capitalizarlo cuando la pelota, en clara situación de gol, le quedó atrás. Seguido, Eden Hazard remató fuerte y tuvo, en Kawashima, a un arquero atento e infranqueable hasta ese momento. Bélgica era un poco más pero lo demostraba por medio de “chispazos” de juego.
En el segundo tiempo, el cambio fue radical. Japón salió con todo, creyendo que si agarraba aun dormido al “Diablo” era más fácil vencerlo. Y llegó el primero de los nipones. Una acción rápida en ataque, un fondo rival muy disperso. Situaciones propicias para que a los 48′, el pase profundo de Shibasaki, lo encontró a Haraguchi que, con un fuertísimo tiro cruzado, puso a los asiáticos arriba. El golpe, los de Martínez, lo sintieron.
Al ataque siguiente, Hazard remató y el balón “golpeó” un palo.
No fue que aún estaban sacándose la resaca por el gol inicial, que Inui, con un disparo de calidad, la clavó bien lejos de Courtais, pese a la estirada del “gigante” arquero. A los 53′ y los “samuráis azules” estaban arriba con dos goles.
Bélgica tuvo un rato de incredulidad por lo que estaba pasando.  Parecía que Japón le metía el 3ero y terminaba ahí mismo el cotejo, aún con mucho por jugarse. Lukaku pudo descontar pero su cabezazo se fue por poco.
El partido cambio con los reemplazos. Doble modificación que, a la postre, fue lo que le dio a Roberto Martínez y su escuadra, el triunfo. A los 65′, salen Mertens y Carrasco; adentro, Fellaini y Chadli.  Ahí, el cotejo fue totalmente distinto. Bélgica encontró rápido el camino rápido rumbo a Kawashima. Chadli empezó con sus desbordes a complicar a los japoneses y el “melenudo” Fellaini, copó el medio campo, hasta ahora, terreno esquivo para los belgas.
Llegó el descuento de Bélgica con un extraño gol. Un centro, un cabezazo en forma de globo, que Vertoghen, puso por detrás de Kawashima. No importa si el del Tottenham quiso hacer eso o intentó meter la pelota al área para un compañero, lo cierto es que ahora estaban 1-2 Y aún tenían casi 20′ por delante.
Esa locura de partido, ese vendaval que ahora pertenencia a los europeos permitió que Fellaini conectara de cabeza, 3′ después, un centro de Hazard, para empatar. De locos. De ida y vuelta, y con festival de goles.
Japón definitivamente había perdido las riendas del cotejo.  Nishino mandó al campo a Honda y Yamaguchi. No tenían la pelota y Bélgica los desbordada por todos lados. Un remate del primero, necesitó la intervención de Kompany para poner el cuerpo y parar la reacción japonesa.
Ya Chadli era una pesadilla para Shoji y compañía. Casi lo ganan antes de los 90’: un remate suyo y luego, un testazo de Lukaku encontraron a un Kawashima impecable para sostener el empate. Pero, no pudo ser. Con el tiempo de descuento y con casi el alargue en la gatera, una contra bien europea de Bélgica, que incluyó toques de primera, precisión y velocidad. La armó Hazard y la definió Chadli para sentenciar el 3 a 2. Inolvidable partido y remontada histórica.
Ahora en Kazán, Bélgica irá ni más ni menos que frente a Brasil, el sólido equipo de Tité que es un candidato nato. Veremos que versión muestran los “Diablos Rojos”, si la de los primeros 20′ del complemento, donde Japón casi los manda a casa, o la de los 25′ donde demostraron por que son “el candidato de muchos”. El viernes, se revelará el misterio. Aplausos para los nipones que hicieron un gran partido y tuvieron de rodillas al equipo belga, al cual, casi sacan del Mundial.
Formación de Bélgica: 1-Courtois; 2-Alderweireld, 4-Kompany, 5-Vertoghen; 15-Meunier, 6-Witsel, 7-De Bruyne, 11-Carrasco (22-Chadli 65min); 14-Mertens (8-Fellaini 65min), 9-R. Lukaku, 10- E. Hazard.
Formación de Japón: 1-Kawashima; 3-Shoji, 5-Nagamoto, 19-H. Sakai, 22-Yoshida; 7-Shibasaki (A) (16-Yamaguchi 81min), 8-Haraguchi (4-K.Honda 81min), 10-Kagawa, 14-Inui, 17-Hasebe (cap); 15-Osako.
Arbitro: Malang Diedhiou (SEN).
Líneas: Djibril Camara (SEN) / El Hadji Samba (SEN).
Estadio: Rostov Arena, en Rostov del Don.
Público: 41.466 espectadores
Periodista Deportivo desde 2001. 36 años. Experiencia en radio y medios gráficos. Desea volver a ver a Argentina Campeón del mundo...será en Rusia???