Compartir

Allá por el 17 de Mayo, ya casi hace dos meses publicabamos en este mismo sitio, que Didier Deschamps había presentado la lista con los 23 nombres de los jugadores que estarían en la Copa del Mundo de Rusia, donde destacábamos la presencia de Antoine Griezmann, ganador con su equipo de la Europa League, el joven atacante del PSG, Kylian Mbappé, el mediocampista campeón del Calcio con la Juventus, Blaise Matuidi y el defensor del Real Madrid, Raphaël Varane, quien estaba por jugar la Final de la Champions; también mencionábamos las ausencias de Karim Benzema, no convocado con la selección desde 2015, y el mediocampista del Olympique de Marseilla, Dimitri Payet, que se había lesionado y tampoco estaba Adrien Rabiot del PSG que se negó a estar entre las reservas. Luego el 23 de ese mismo mes, cuando por estos pagos no sabíamos la lista definitiva, los “galos” también anunciaban los dorsales de sus hombres en Rusia 2018. Además tenían todo calculado, su lugar de hospedaje en el Mundial, en Istra, una localidad que se encuentra a 60 kilómetros de Moscú. El equipo de Didier Deschamps se instaló en el Hilton Garden Moscow Inn New Riga en un pueblo de 35.000 habitantes; los amistosos perfectamente programados frente a Irlanda, Italia y Estados Unidos, todo bien acomodado, cada cosa estaba en su lugar. Esto obvio, que es algo que no te asegura el éxito deportivo, pero sabes como ayuda, sirve para armar un grupo homogéneo, sin grietas, sin sobresaltos y de verdadera armonía. Donde los dirigentes dirigen, el cuerpo técnico conduce y arma el plantel, y los jugadores juegan, cada uno en lo suyo, sin desvíos y en busca de un destino final donde en un camino recto es mucho más fácil de llegar al objetivo.

Así lo hizo Francia, que logró pasar la primera fase sin sobresaltos, que le ganó a Argentina, más allá de la jugada final, de manera cómoda por Octavos de Final, pasó a Uruguay sin ponerse nerviosa en Cuartos, en Semifinales donde más tuvo que sufrir, le ganó al otro gran equipo del Mundial cómo Bélgica, y ganó la Final frente a Croacia sin ningún dolor de cabeza con un resultado de 4 a 2. Es cierto que dentro del campo de juego deben salir las cosas que el técnico pretende, que los jugadores tienen que estar bien y ser un equipo con todas las letras, que la individualidades tienen que funcionar para conseguir un logro tan importante como una Copa del Mundo. Pero por sobre todas las cosas debe haber un proyecto, un trabajo a largo y corto plazo, seriedad, transparencia en el andar, y por sobre todas las cosas sabiduría, así se arman los grandes equipos, cómo lo hizo Francia con Deschamps a la cabeza, ¡por algo son Campeones del Mundo!

 

 

 

 

Nació en Buenos Aires un 03/11/75, 42 años, periodista deportivo desde el año 1995, trabajó en radio, televisión y medios gráficos. Director de balonmundial.com.ar ,amante del fútbol por donde se lo mire.