Compartir

Lo hizo para Marca, y sus mejores frases para analizar fueron las siguientes:

“¿Qué le puedo reclamar a Chiqui Tapia si en parte es una víctima de la sociedad argentina exitista?”

“Le puse mucho corazón y sentimiento, pero no alcanzó. No creo que tenga que reprocharme cosas”

“Cada partido era casi un sufrimiento. Debíamos tener equilibrio para que la obligación de ganar que tenía el jugador argentino no generara más ansia”.

“Fue un trabajo muy duro que no acabó prosperando porque solo había una opción: ser campeones del mundo”

“Si ahora no se gana la Copa América, hay que mantener el proceso, no romperlo. Los procesos no se quiebran, se corrigen”.

“Teníamos un mapa de 100 jugadores para el corto, el mediano y el largo plazo. Pero nos cortaron el proceso tras lo de Rusia”.

“No dejé de hablar con el mundo del fútbol, ni perdí mi vida social, ni dejé de ir al cine, ni de irme a tomar un café a un bar. Y nadie cara a cara me criticó, al contrario”

“El problema no era que hubiera reuniones entre los jugadores, sino que se volvieran públicas”

“Yo llegué con el 95% de aprobación de la gente, pensando que Jorge Sampaoli podía darle a Argentina ese ansiado campeonato del Mundo con el más grande en la cancha. Y cuando no se dio, vino la crítica. Pero no tengo rencor con nadie”.

“El campeón del mundo ganó a base de recuperación y carreras largas. Por eso, los que amamos el juego estamos un paso atrás a la hora de competir”.

Punto aparte y final seguramente para el ex técncio de la selección Argentina.

Periodista deportivo, recibido en 2006, me encanta el fútbol y la pasión con la que lo vivimos los argentinos. Amo la escritura, y los libros de cuentos.